Develarán mural los artistas Iosu Zapata y Koldo Agarraberes

Lo antiguo y lo moderno se conjugan en la pintura mural titulada “Los dioses salen de las flores”, que este sábado 3 de abril será dada a conocer por artistas españoles (vascos) en la Fábrica de Artes y Oficios (Faro), de Tláuac.

Los encargados de este novedoso trabajo son los artistas plásticos Iosu Zapata y Koldo Agarraberes, quienes presentarán al público mexicano un novedoso trabajo de pintura mural que mezcla lo ritual y lo actual, lo figurativo y lo abstracto, al tiempo que yuxtapone lo mexicano y lo europeo.

Los creadores, quienes recientemente han colaborado en México a través del colectivo Biorrimo, y el también artista Antonio Ortiz Gritón explicaron que el proyecto consiste en llevar el arte a zonas donde no lo hay y regresar a la naturaleza, como ofrenda a ?Emari? (deidad femenina del País Vasco).

“Es una manera de intentar volver hacia atrás para ir hacia delante, recuperar el mito antiguo y regresar a la espiritualidad” precisó.

Asimismo, los pintores, quienes exhibirán una especie de telar de 10 metros por tres, comentaron que su objetivo es dar a conocer su obra porque llegaron al país para llenarse de la energia y seguir adelante en su proceso creativo.

“Hemos estado investigando varios días en el Museo Nacional de Antropología, observando la parte de ritos, para renovarlos y hacer así un mural naturalista que tenga la connotación del feminismo como prioridad”, declaró Agarraberes.

Igualmente, comentó que después de observar los murales de David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera se dejaron influir por la iconografía muralista del color y han renovado su juego pictórico.

“El mural es un poco rebelde, expresionista, el soporte es una tela que tiene símbolos, es una mezcla de símbolos barroca y es un trabajo de arte óptico. También tiene muchos elementos de cómic alucinógeno. Retoma lo actual, pero basándose en lo tradicional, lo muy ancestral para hacerlo moderno”, indicó por su parte Zapata.

Finalmente, el artista visual mexicano, Rolando de la Rosa, lo definió como un experimento plástico, pero también de convivencia entre dos culturas.

“Ellos han tratado de absorber de la (cultura) mexicana y la vasca, pero con un toque actual y ha resultado un arte pictórico muy agraciado y un experimento social que seguramente dejará huella”.

Posteriormente, el trabajo que presentarán, cuyo título está inspirado en una pieza del Museo Nacional de Antropología, se expondrá en España.

Fuente: PubliMetro